Maratón de Oslo 2017



17/09/2017
Por Federico Melgares

No pudo ser. Al final después de tanto tiempo preparándolo y de tanto esfuerzo pasa lo que uno jamás espera: el abandono. Empecemos.
La mañana era fresca, algo más que fresca al menos para mi, pero todo iba bien, el entorno, el ambiente, más bien ambientazo para ser un sábado por la mañana, en una serie de pruebas que se iban a celebrar durante todo el día; a saber: carrera de 10 km. medio maratón, maratón y otras pruebas para minusválidos, niños etc...en un sábado, centro de Oslo. Las comparaciones en este caso son odiosas, ¡que envidia!.
La carrera empezó bien, a buen ritmo maratoniano y el dichoso frío que no se me despegó y que no me quité en todo el tiempo que estuve en la prueba; no conseguía entrar en calor y ya sobre el km 17 más o menos la fatiga se iba apoderando de mi.
Bajé un poco el ritmo, continué ....pero sobre el 28,300 iba ya agobiado. No conseguía mejorar, el anunciador de las 3h 45min me sobrepasó, y ya no me lo pensé dos veces. Cada vez iba a menos y para ir sufriendo de mala manera... Pues tomé la decisión que a nadie le gustaría, y más en una prueba como esta. Me paré, corté camino y me dirigí al guardarropa a coger mis cosas.
¿Pude haber seguido? No lo sé. Es posible que si o que no, pero para ir hecho polvo con una mente que no me funcionaba y unas piernas que no me soportaban en esos momentos, opté por la vía más dolorosa pero más sensata, a pesar de todo lo invertido en ello.
¿Y ahora? Pues me imagino que habrá que seguir y aprender de este fallo. La siguiente parada será el Maratón de Málaga y a partir de ahí buscar un nuevo proyecto motivador y goloso, el cual creo haber encontrado: un maratón de medianoche. Pero eso, el tiempo lo dirá.
Más o menos a grandes rasgos ese es el relato de mi aventura/desventura, de la cual espero haber descubierto el error, para en la siguiente carrera no cometerlo... Buenas tardes.

Comentarios